19 jun. 2012

EMILIO ZAMORA

DE PROFESIÓN STUNT


Siempre que acudo a una concentración de motos me vienen al recuerdo mis años de adolescencia en los que me entró por las venas esta bendita afición al motociclismo. Uno de los aperitivos más esperados por todos, chavales que éramos, era la prueba de aceleración, en ella los ávidos de adrenalina participaban para demostrar sus dotes a la hora de abrir gas sin concesiones. Deslizadas a la salida, caballitos incontrolados y cortes de encendido por cambios de velocidad que no llegaban, eran habituales entre los participantes. ¡Qué gozada!, pero viéndolo con la experiencia que da el tiempo, ahora me resulta imposible entender como los clubs se arriesgaban a organizar estas pruebas de habilidad, dado el peligro que generaban. Por suerte nunca presencié ningún incidente.

Acompañando a la prueba de aceleración, siempre había algún "cascadeur" para calentar los ánimos del personal a base de caballitos, invertidos, posturas inverosímiles sobre la moto y deslizadas interminables. Ya fuera el más habilidoso del motoclub o algún Stunt semiprofesional, pocos en aquella época, la afición disfrutaba del espectáculo que presenciaba y en muchas ocasiones el éxito de la cita entre moteros dependía en buena medida de esa actividad dentro de la concentración. Nombres como AC Farias o el bejarano "Juande" son algunos de los nombres que más recuerdo de aquellos años, a los que yo admiraba por sus capacidades a bordo de una moto. Hoy esto ha cambiado, las pruebas de aceleración han desaparecido de las actividades de las concentraciones, pero las exhibiciones de los Stunts han ido progresando durante este tiempo. Uno de los nombres de referencia en la actualidad y que ha colaborado en la profesionalización y el nivel adquirido por esta disciplina es Emilio Zamora.

Conquense de nacimiento y valenciano de adopción, a Emilio le picó el gusanillo de su profesión cuando vio por vez primera una exhibición de AC Farias y a partir de ese momento comenzó a entrenar hasta convertirse en la referencia que es hoy. En sus exhibiciones podemos disfrutar viendo como con una deportiva con semimanillares, nada de manillar sobre la tija, se pueden hacer más cosas que fusilar el crono en una pista y esa capacidad le hace destacar respecto a la competencia, demostrando que no es necesario ayudarse de modificaciones que transformen la máquina en un vehículo más fácil de controlar, convirtiendo ésta en una parte más de su cuerpo. Lógicamente no sólo actúa con la 848, pero la deportiva de Borgo Panigale es la primera figura del show y el aficionado, cada vez más entendido, lo agradece.

No me aventuro a descifrar cual será la idiosincrasia de las concentraciones de motos en el futuro, lo que si tengo seguro es que la cantera de Stunts irá creciendo con jovencitos que verán su destino claro cuando presencien un espectáculo protagonizado por Emilio Zamora. Espero que la primera figura del show sea una deportiva.





Las figuras que consigue con la Ducati 848 no dejan indiferente a nadie.





“No sólo de pan vive el hombre”, la 848 convive en el espectáculo con otras máquinas bien diferentes.

Visita la web oficial de Emilio Zamora


Texto y fotos: MCM


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...