26 ago. 2013

MARTIANS

Cuando mi afición comenzó a gestarse, americanos y australianos gobernaban con mano de hierro en la clase reina. Era difícil ver a un español compitiendo en esta categoría, hasta que Sito Pons y Joan Garriga sentaron la base definitiva de la participación de españoles en 500, estábamos en 1990 y el marciano Marc Márquez ni siquiera había nacido. Tanto Sito como Joan habían hecho sus pinitos en el medio litro antes de abordarlo definitivamente, pero fue la década de los noventa la que vió la continuidad de los españoles en 500. Después llegaron los Puig, Checa y sobre todo Crivillé, quienes comenzaron a hacernos soñar con podiums y victorias. En 1999, Crivillé consiguió el ansiado título. Pero quizá esa necesidad inalcanzable, vació totalmente al Noi de Seva. Tras el título, el pilotaje de Crivillé se difuminó. Pero no tardó en aparecer sustituto y Sete Gibernau se postuló como nuevo aspirante. Sin olvidar la victoria épica de Toni Elías en Portugal, dentro de este rápido resumen de 23 años de carreras. Hoy por hoy nos estamos malacostumbrando a tener a Jorge, Marc y Dani, luchando por carreras y mundiales de MotoGP. Todos los domingos de carrera sonrío de oreja a oreja.

Fuente: Honda Pro Racing

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...