8 abr. 2014

TT LOW COST (8ª PARTE)

LA CUNA DE LOS BEATLES

 
Continuamos con nuestro TT Low Cost, por donde lo dejamos la última vez que hablé contigo. En el capítulo del avión definimos una travesía sencilla para evitar cualquier tipo de contratiempo, al introducir más variables. Como te dije existe la opción de volar a Manchester y llegar en tren a Liverpool, ahorrándote unos Euros. No sé cual es el motivo, no es por el Tourist Trophy eso seguro, pero esos días, el precio del avión Madrid-Liverpool se eleva muy por encima de la media habitual. Por eso te indico la existencia de la opción Manchester, sin ahondar más en el tema. Elegí como punto de partida Madrid, simplemente porque es el aeropuerto que tengo más cerca. Si buscas por el Internet, sin dificultad encontrarás la compañía aérea que opera con Liverpool desde el punto de salida que te resulte más cómodo, ya sea en España o no.

Aquí te cuento otra anecdotilla que nos sucedió en el trayecto hacia la cuna de los Beatles. Esperando el embarque vimos aparecer entre el resto del pasaje, a algunos antiguos jugadores de fútbol famosetes, Morientes, Hierro o Figo entre otros. A mi el fútbol me da bastante igual, pero con la hora diaria que tenemos en los telediarios, acabas por conocerlos a todos. Según nos comentó Butragueño, ya que con nuestra cara habitual le preguntamos como si fuera un colega de toda la vida, iban a jugar un amistoso entre el Real Madrid y el Manchester de veteranos. Cosa en la que al parecer se entretienen las viejas glorias del balón. Curioso que tomaran el vuelo vía Liverpool. Imagino que por cuestión de horarios. Resulta una anécdota que a los amigos no moteros y a algún que otro motero, les ha emocionado más que lo que le haya podido contar de lo que viví en la Isla de Man. Cuestión de preferencias vitales. En fin, que llegamos a tierras británicas de la mano de antiguos jugadores merengues escuchando esas batallitas que se van contando los unos a los otros para recordar tiempos en los que eran tíos importantes. Yo como siempre, aproveché para ponerme delante de las cámaras que los esperaban en el aeropuerto para hacer un poco el ganso. No lo puedo evitar, sigo siendo un niño.

Ya estamos en Liverpool y desde la salida del aeropuerto John Lennon al muelle de atraque del Manannan hay un trozo que a pie, ¡como que no! Tenemos tres opciones para realizar ese trayecto de una manera muy económica. En primer lugar en autobús. En bus podrás llegar al centro de Liverpool de un modo sencillo y económico. La línea que debes elegir es la 500. Su precio es de 3 Libras más o menos por barba. La parada con sus correspondientes horarios está justo en frente de la salida principal del aeropuerto. Aún así te adjunto el enlace a los horarios al final de la entrada. Te acercará hasta las proximidades del Royal Liver Building. Este edificio está justo enfrente del muelle de Steam Packet.
Royal Liver Building

Pregunta al conductor por tu destino y te avisará al llegar. Un detalle importante que debes conocer, en Liverpool hablan un dialecto del Inglés propio y muy especial llamado Scouse. Si el conductor te pega voces no es por que esté de mala ostia y le hayas tocado los huevos por preguntarle, simplemente habla así. Tú dile que quieres bajar en el Royal Liver Building, que él te avisará. No le entenderás, pero te enterarás. Por cierto, agárrate.

Las otras dos opciones pasan por coger un taxi. En Liverpool, no sé si en el resto del Reino Unido es igual, hay dos compañías diferenciadas, al menos que yo conozca. La primera de ellas es la Mersey Cabs. Los Cabs son los famosos taxis ingleses de toda la vida. Tienen paradas por todas partes y lógicamente la tienen tanto en el aeropuerto como en el muelle de Steam Packet. Dato importante para cuando vuelvas de Man. La segunda es The Delta. Se trata de una compañía más económica que la primera, pero que no tiene paradas, es decir, que tienes que llamar a su radiotaxi para que vayan a recogerte. En un trayecto largo con varias personas, la diferencia de precios es pequeña, pero si vas a coger varios puedes notarlo. Como referencia, un viaje entre las proximidades de Lime Street, que se encuentra en el centro de la ciudad y el aeropuerto, con The Delta me costó unas 14 Libras. Su teléfono de contacto +44 151 924 7373. En estos días tienen su página web en construcción, aún así al final de la entrada encontrarás el enlace.
 
Cambiando un poco el tema, yo sé que tú vas al TT, y que no piensas en otra cosa, pero amigo, ¡estás en Liverpool! Tienes unas cuantas horas por delante hasta que montes en el ferry. Tanto si te gusta la música, como si no, debes visitar The Cavern y Mathew Street. Debes respirar el mismo aire que respiraron los Beatles, entre otros muuuuchos. Por favor entra en la caverna y disfruta de la música en directo de algún grupo que emule a los cuatro que llegaron a ser más conocidos que Jesucristo ¡Qué lugar! En general todo Mathew Street es fenomenal. Es una de las cosas que más me gusta de esta cultura, los bares. Te encuentras desde un grupo de jóvenes borrachas como cubas perdiendo los papeles, hasta una familia con abuelos que rozan el siglo de vida, bebiendo pintas interminables, con los nietos correteando entre las piernas del personal, mientras un grupo toca en una esquina algún tema que te eriza la piel.





La capacidad de nuestros amigos de ingerir cerveza, debo decir que me supuso una enorme decepción. No me extraña que cuando la juventud imberbe viene a España se pillen las pedazo de moscas que vemos por televisión en los festivales universitarios de la Costa Brava. Están acostumbrados a beber mucha cerveza, pero con una graduación mucho menor. Incluso cervezas que se beben del tiempo, tirando a caliente, pero de sabores muy agradables, eso sí. En fin, que esta juventud, a igualdad de volumen ingerido de nuestras cervezas, tienen marcado su destino en el coma etílico. Sus birras entran solas y os lo dice un personaje poco dado al alcohol. En tierras británicas hice mis pinitos.

Tanto si disfrutas o no de la noche scouser, te comento otro pequeño detalle que considero que debes saber, sobre todo si acumulas cansancio. El ferry sale a la hora que sea, nosotros aquí hemos visto una salida a las seis de la mañana, pero llega tres o cuatro horas antes de salir. Te puedes montar en él pasado un rato de su atraque. Va bastante lleno, por lo que si quieres descansar en un lugar cómodo debes entrar pronto. Por último y para acabar esta entrada, que no la serie, te recuerdo que vas a un lugar con un latitud más alejada del Ecuador que España, además de contar una hora menos, las horas de sol en esa época son muchas más que aquí. No te extrañes si empiezas a ver claridad a las cuatro y media de la mañana o sigues viendo el cielo claro a las once de la noche, tu reloj está bien.

Texto y fotos MCM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...