31 may. 2013

TOURIST TROPHY 2013

PRELUDIO


El momento de la partida se acerca, han pasado los meses deprisa y despacio a la vez. No veía la luz al final del túnel del mismo modo que se ha aproximado el día más y más rápido. Está casi todo listo, aunque como en cualquier otro viaje, siempre hay cosas que preparar en el último momento. Los nervios afloran más si cabe, a pesar que, desde que decidí que 2013 era mi año, me han acompañado junto con mi mono de nicotina y de otras sustancias. No va a ser una larga estancia, sino una escapada para vivir de primera mano, lo que siempre he observado desde la distancia. La mañana del Mad Sunday me espera, como un niño en un parque de atracciones, perdido sin saber que hacer primero. Todo el mundo que deseabas saborear delante de ti, y tú, abrumado sin capacidad de reacción. Seguro que serán unos segundos, ya que mi mente lujuriosa y malévola, buscará saciar de placer mis instintos, como un yonqui sofoca su ansiedad con una aguja. Me esperan motos y carreras, donde se debe vivir la experiencia: En la Isla de Man.

Así es que os voy a dejar por unos días. Manx Cat Motosport permanecerá en standby mientras realizo mi viaje iniciático. Según escribo estas líneas, me vienen a la mente, gratos recuerdos de tiempos pasados, que siempre fueron mejores. ¡O no! Tiempos en los que mi afición crecía. Mi primera concentración, a la tierna edad de quince años, mis padres me dejaron escaparme durante tres días a la concentración de motos de Béjar. Corría el año 91 y mi colega Marcial y yo vivimos una experiencia que creo, aún a ambos, nos hace sentir ese cosquilleo que saboreamos al aproximarnos a aquel mundo que era del todo, nuevo para nosotros. Mi primer Gran Premio, en Jerez, el mismo año, mi hermana y mi cuñado, quién me acompaña en este viaje al TT, me invitaron a vivir una experiencia inolvidable. Motos, motos y más motos. El puerto de Santa María de noche, pero no como ahora, no. Como hace más de veinte años. Otros tiempos sin duda. Quién lo haya vivido sabe lo que digo. Aún recuerdo como si estuviera sucediendo delante de mí ahora mismo, como al primer Piloto que vi rodar, el primero que apareció ante mí, no fue otro que el mismísimo Kevin Schwantz. Aún guardo la camiseta que llevaba puesta aquel hermoso día, ¡por supuesto del pajarito! Momentos que han forjado mi afición.

Tan cerca y tan lejos aún. Mis pies desesperan por pisar tierra en Douglas, donde llegaré, si todo sucede como debiera, en un Ferry cargado de motos hasta los topes y de aficionados como yo, primerizos o no, con el mismo deseo de encontrarse en el lugar más ansiado por todos, la tierra prometida, allí donde la afición queda marcada a fuego de por vida. “El TT es algo de otro tiempo. Allí se respira un ambiente totalmente diferente a la competición del siglo XXI. La camaradería, el buen ambiente, la cordialidad, y la solidaridad, incluso entre los rivales más encarnizados, es algo común entre los competidores. Allí se da una situación que hace décadas se perdió en los Grandes Premios. Ese espíritu que se respira en el paddock captura a quien lo conoce. Es como un enamoramiento, a veces cruel o doloroso, que te atrapa y del que no puedes ni quieres zafarte. Pasa el tiempo y la carrera sigue ahí, inmutable, tal vez hierática, como algo genuinamente británico. Quizás sea ése el secreto de su eterna vida” (Juan Pedro de la Torre en Historias del Paddock). Abriré ojos y oídos para contaros lo que allí me suceda.


Preciosa instantánea preside la web del malogrado Yoshinari Matsushita sobre la Gixxer de Tyco TAS en Gooseneck.


Mirada perdida antes de enroscar el gas en la línea de salida del Grandstand. McGuinness es el rey del Mountain Course, y esa corona tiene su peso.


Hutchy sobre la R6 en el pasado TT. Ojala con el tiempo vuelva a ser el mismo de 2010.


¿Conseguirá este año Guy Martin el merecido triunfo que se le resiste?


Simón Andrews en Ballaugh Bridge el pasado año.


Juan Pedro de la Torre no nos engaña al afirmar que la camaradería entre los Pilotos es auténtica. En la foto tomada por el propio Lee Johnston, vemos su casco junto al de su amigo William Dunlop, mientras comparten mesa durante el Breakfast.

MCM

Dedicado a Eva y a África.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...