10 jun. 2013

TOURIST TROPHY 2013: JOHN McGUINNESS

THE MORECAMBE MISSILE


Como te comentaba en la entrada anterior, los Road Racers están hechos de otra pasta y me apetece mucho reflexionar un poco sobre algunos de ellos. El primero del que quiero hablar es John McGuinness, el misil de Morecambe, a quién su padre, propietario de una tienda de reparación de motos le invitó a no seguir con el negocio y formarse en la construcción. A John le tiraban más las dos ruedas y con 18 años se lanzó al mundo de la competición en una carrera de resistencia celebrada en Aintree, corría el año 1990. Se estrenó en el TT en el año 1996, igual que David Jefferies. Posee 20 victorias en el TT desde que ganara por vez primera en el año 1999 en la categoría de 250, antigua Lightweight, este año ha superado al mítico Joey Dunlop en número de podiums, con 41 sobre 40 de Dunlop y ha vuelto a imponer su ritmo dejando la mejor vuelta jamás dada en una media de 131,671mph en la carrera de Superbike, que no ganó.

Vamos a hacer un pequeño repaso a sus clasificaciones durante su participación en el TT de 2013.

-          Superbike: Tercer puesto después de 6 vueltas con un tiempo de 1h 46min 51,907segs a una media de 127,102mph.

-          Supersport Race 1: Cuarto puesto después de 4 vueltas con un tiempo de 1h 12min 50,749segs a una media de 124,306mph.

-          Superstock: Tercer puesto después de 4 vueltas con un tiempo de 1h 11min 24,207segs a una media de 126,817mph.

-          TT Zero: Segundo puesto después de 1 vuelta con un tiempo de 20min 40,133segs a una media de 109,527mph.

-          Supersport Race 2: Tercer puesto después de 4 vueltas con un tiempo de 1h 12min 35,882segs a una media de 124,731mph.

-          Senior TT: Victoria después de 6 vueltas con un tiempo de 1h 45min 20,394segs a una media de 128,943mph.

Los números de McPint son increíbles superándose año tras año. Su meta quizá sea alcanzar las 26 victorias. Tiene 41 años, sigue en forma y le considero merecedor de tal honor.

A nivel personal McGuinness está casado con Becky y tiene dos hijos. Lo que me lleva a una reflexión, que no es mía, me la hacía mi cuñado Susi mientras alucinábamos viendo nuestra primera carrera del TT en vivo y es que no sólo hay que tener en cuenta la capacidad de concentración de un Piloto de Road Races, sino también su capacidad para abstraerse de cualquier cotidianidad y ser capaz de exprimir sus posibilidades durante la competición. Un tío como McPint, con dos hijos y esposa, debe compaginar su vida familiar con su carrera deportiva, sin que le afecte en el rendimiento. Yo sería absolutamente incapaz.

Fui testigo de una escena familiar, casi sacada de un guión de película, pero sucedió ahí justo delante de mis narices. No pongo la foto, que la hice, por que no me resulta ético. El lunes después de sus 10 vueltas al Mountain Course, 8 de ellas entre las carreras de Supersport y Superstock, John se daba un baño relajante en una piscina inflable en el exterior de su caravana, mientras cenaba y su mujer charlaba con unos amigos. No se me pasa por la cabeza una escena así protagonizada tal vez por, poner un ejemplo Casey Stoner en un paddock de MotoGP, y menos aun conmigo delante. Por cierto había un chiquillo por la zona donde se encontraba la caravana de McGuinness dando vueltas de manera obsesiva con su bici “Ducati Panigale” roja, a un trazado que se había autodefinido él mismo, quizá emulando las gestas de McGuinness, quizá fuera incluso su hijo, quizá he visto como se forja un campeón de las Road Races.



En Governor’s Bridge durante la celebración de la primera carrera de Supersport.


Volando en Quarter Bridge Road luciendo los colores de Joey Dunlop, durante la celebración de la carrera de Superbike el domingo, un regalo inesperado, ya que llegamos ese mismo día.



El lunes en la carrera de Superstock, en la entrada y salida de la curva que deja Hailwood Avenue a la derecha, antes de The Nook.


De nuevo en Quarter Bridge Road plantando batalla al ganador a la postre de Superbike, Michael Dunlop.



Como el lunes no tuvo suficiente con 9 vueltas, 8 de ellas en carrera, se dio un baño de masas con una Paton de 500, lo que fue su décimo giro.


La victoria en eléctricas se le resiste, Michael Rutter es un hueso duro de roer. Aquí vemos a John entrando en Braddan Bridge.



Negociando la S de Braddan Bridge durante la celebración de la segunda carrera de Supersport.


Su logo es inconfundible.


De vuelta al hogar en el Grandstand después de un día duro.


JM IOM TT reza la matrícula de su mansión rodante.


Texto y fotos: Manx Cat Motosport

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...